Publicación

El rol de la Inteligencia Artificial en la Medicina

domingo 24 mayo, 2020 Publicado por Dr. Maiquel Márquez
COMPARTIR:

El desarrollo de nuevas tecnologías ha dado pasos cada vez más grandes y prometedores en el análisis de imágenes médicas con Inteligencia Artificial. Gracias a ello es posible detectar tempranamente diversas patologías, entre ellas el cáncer de piel.

El campo de la Medicina diariamente genera cantidades masivas de datos que están contenidos en las historias clínicas de quienes acuden a diario a los sistemas de salud. Aunque esta información es resguardada para respetar la confidencialidad entre médico y paciente, puede ser liberada bajo el consentimiento informado de las personas con el fin de alimentar bases de datos y modelos basados en Inteligencia Artificial (IA) que permitan otorgar una orientación que, en conjunto con el análisis del especialista, consiga llegar a un diagnóstico más rápido y preciso.

Una evaluación certera facilita la aplicación de tratamientos médicos más específicos y eficientes, lo cual se refleja en un impacto positivo en los recursos que el estado destina para el sistema de salud pública e incluso dentro del presupuesto de cada paciente.

Recientemente la revista Nature publicó un artículo que menciona el desarrollo de una tecnología basada en redes neuronales artificiales capaces de alcanzar los mismos resultados que un grupo de expertos pueden lograr al momento de emitir un diagnóstico de cáncer de piel. Este tipo de cáncer es el más común alrededor del mundo, y su diagnóstico se basa en observaciones realizadas in situ –mediante un análisis dermatoscópico o una biopsia– por médicos especialistas y dermatólogos, pero en muchas ocasiones su detección llega cuando la enfermedad ya se encuentra en una fase muy avanzada.

No obstante, el uso de Machine Learning y tecnologías ya disponibles en smartphones podría marcar un antes y un después al momento de detectar esta enfermedad. Haciendo uso de 129.450 imágenes que muestran diversos casos de enfermedades de la piel (unas 2.032 patologías diferentes), se entrenó un software basado en Inteligencia Artificial que fue puesto a prueba ante un grupo de dermatólogos con el fin de examinar las muestras tomadas de las zonas afectadas. En todas las imágenes, el programa computacional fue capaz de igualar los resultados obtenidos por los médicos especialistas.

La instalación de estos sistemas en grandes hospitales sería de utilidad no sólo para el diagnóstico de distintas dolencias, sino para la formación de nuevos especialistas en las diferentes áreas de la medicina. Además, contribuiría a paliar la escasez de médicos en los centros asistenciales y, al ser aplicados áreas rurales, más lejanas y/o de difícil acceso, podrían significar una gran ayuda al momento de democratizar la obtención de servicios sanitarios entre los ciudadanos.

La salud requiere mantenerse en evolución continua y la Inteligencia Artificial está marcando el camino a seguir. Gracias a ella, los sistemas de sanidad pueden responder de forma eficiente a las demandas actuales de la población mundial.

En la actualidad, las tecnologías desarrolladas por Cognitiva y potenciadas por ChileRad están orientadas en completar un proyecto que se apoya en la Inteligencia Artificial, el cual apunta al análisis de imágenes, un Médico Digital Cognitivo capaz de entregar sospechas diagnósticas basadas en la interacción del usuario con tecnología entrenada por personal de salud experto y, además, la incorporación de otras soluciones cognitivas que hoy no son sólo una promesa sino una realidad inminente que se abre paso hacia la solución de los problemas que aquejan a los sistemas de salud modernos.