BLOG Y NOTICIAS

16.05.2017

Uno de los desafíos y foco de desarrollo de la tecnología siempre ha sido “convertir en conocimiento” datos o información. Explicado de una manera bastante simplista esto significa “poder utilizar” estos datos o información que existen para “tomar decisiones en algo posterior”, lo que representa un enorme desafío dado que conlleva entre otras cosas, entender, clasificar, relacionar y aprender que es la base de la Inteligencia Artificial. Sin embargo, la era digital en que vivimos le agregó un elemento extra a esta problemática y es la descomunal cantidad de información que se genera.


Sin ir más lejos, hoy se generan 2500 millones de Gigabytes de datos diariamente y se estima que al año 2020 esta cifra se multiplicará por 16 mil.


Hoy no se toman las decisiones con toda esta información disponible, y eso representa una tremenda oportunidad, hasta hoy las tecnologías disponibles sólo pueden trabajar sobre un 20% de esa información dado que es “data estructurada” o “semi estructurada” que significa que se puede clasificar y estructurar en bases de datos que pueden ser consultadas para análisis.

En esa línea, IBM Watson pone el foco, con una tecnología que es capaz de comprender y transformar en conocimiento el 80% restante de información de manera eficiente, y además con un modelo de negocio que democratiza su acceso, para que empresas de todo tamaño e industrias puedan utilizar las ventajas de la tecnología y agregar valor a sus propios modelos de negocio.

La tecnología utilizada por Watson deriva de conceptos de Inteligencia artificial como redes neuronales y Machine Learning para comprender este “lenguaje natural”. Es así como se puede transformar esta información en conocimiento para ser utilizado en múltiples ámbitos. Pero no queda sólo ahí, también entiende que las formas de expresión ya no son sólo escritas por lo que se incluyan capacidades de procesamiento de audio de voz e imágenes que también se consideran “información no estructurada” y que Watson es capaz de analizar, interpretar y aprender de ellas.

Gracias a esta tecnología, podemos transformar esta información en una infinidad de conocimientos con el fin de tener un entendimiento más profundo y real. Se trata de una disrupción, un cambio en la manera de cómo se opera, se relaciona y se toman decisiones.

La tecnología ya está presente y madurando a pasos agigantados, no habrá mucho tiempo para reaccionar pues los desarrollos son rápidos y cercanos dado que el funcionamiento a través de lenguaje natural derriba barreras de conocimiento y resistencias al cambio.

La invitación es a explorar y probar, ya que Watson es realmente una tecnología disruptiva que dará que hablar con hechos concretos en el corto plazo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTICULOS RELACIONADOS