BLOG Y NOTICIAS

17.05.2017

Recientemente, la Cámara de Diputados de Chile apoyó tramitar un proyecto de ley que propone disminuir el horario laboral en 5 horas semanales. Tras un año de análisis y aplicación de inteligencia artificial (IA) en distintas industrias en Chile, pareciera totalmente factible trabajar 40 horas por semana manteniendo y mejorando la productividad.

Sin embargo, es necesario evaluar si las empresas tienen la capacidad de llevar a cabo una transformación digital para poder determinar dónde y cuándo aplicar IA. La pérdida de productividad por la reducción de horas de trabajo equivale a un 11% aproximadamente

Hemos apreciado que la aplicación de IA en el sector de servicios -por ejemplo, en Contact Center (servicio al cliente)- permite extraer la información necesaria de forma más rápida, estimándose disminuir en gran porcentaje la duración de cada llamada telefónica, considerando que tecnología como IBM Watson es capaz de leer hasta 800 millones de páginas por segundo.  

Por otra parte, muchas personas están interactuando con mayor frecuencia vía mensaje escrito (WhatsApp y chats), es por esto que varias empresas están instalando chat o asistentes digitales en sus contact center para aumentar los canales de atención. En ese sentido, es muy factible ser más eficientes y a la vez bajar aún más del 11% (porcentaje de disminución de horas de trabajo propuesta) los llamados y que sean atendido por un Asistente Digital Cognitivo que entienda y que pueda atender los requerimientos de los clientes en forma autónoma humanizada.

interactuar-w

Por lo anterior,

podríamos indicar que el impacto de la disminución de horas laborales en la productividad es superado por el aumento de la misma, a través de tecnologías disruptivas como la computación cognitiva.

Actualmente se están desarrollando distintos proyectos que han aumentado la eficiencia y productividad de las empresas. Por ejemplo, gracias a las capacidades de Watson, un buscador semántico, se puede buscar y entender gran cantidad de data estructurada y no estructurada (emails, publicaciones en redes sociales, imágenes y audios) para extraer insights en tan solo segundos.

También se aplica en sistemas de capacitación, donde los empleados de las empresas pueden educarse a través de un asistente propio, consultando en lenguaje natural ante cualquier duda que tenga de cómo hacer mejor su trabajo. En

RRHH, por ejemplo, poder entender el perfil psicológico de las personas que se van a contratar, permitiendo una mejor selección y por ende, una menor rotación.

Los sistemas de inteligencia artificial cognitiva son una capacidad que se debe entrenar para cada fin. En Cognitiva, estamos enfocados en brindar a nuestros clientes un servicio de consultoría de negocios para implementar soluciones de computación cognitiva que les permita aumentar su productividad y así adelantarse al cambio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *